La Consejería de Educación ha puesto en marcha de un protocolo específico de actuación ante supuestos casos de ciberacoso en los colegios e institutos andaluces. Estas instrucciones concretan las acciones que deben seguir los centros educativos, complementan lo establecido en el protocolo sobre acoso escolar aprobado en 2011 dada las peculiaridades de las situaciones de abuso a través de medios tecnológicos y, también como novedad, constituyen un equipo provincial de seguimiento.

Este documento establece paso a paso cómo debe actuarse de forma organizada y coordinada para prevenir situaciones de riesgo, sensibilizar frente el acoso y lograr minimizar los efectos de estas acciones cuando ocurran, a la vez que se propicia el uso seguro y responsable de internet y las TIC.

Con este protocolo se avanza en la puesta en marcha de nuevas herramientas para favorecer la convivencia escolar, aunque la gran mayoría del alumnado andaluz presenta comportamientos adecuados (las situaciones de acoso escolar representan tan sólo el 0,03%, es decir, 358 casos entre un alumnado de casi dos millones, y además, durante los últimos cuatro años se ha producido un descenso en los porcentajes de conductas contrarias o gravemente perjudiciales de la convivencia en las aulas).

Este protocolo supone un avance en la política educativa andaluza a favor de la mejora de la convivencia escolar, que incluye ya un amplio repertorio de medidas y que continuará además con la próxima puesta en marcha de un Plan para la Mejora de la Convivencia y Ciberconvivencia Escolar, y para la Prevención de la Violencia y Ciberviolencia Escolar.